Cultos contra el Covid (Diario de Cádiz)

Compártelo en tus redes

Altar de la cofradía de Expiración para el triduo de rogativas celebrado la pasada semana.

Expiración o Ecce-Homo aplican un triduo y una novena expresamente para pedir por el fin de la pandemia

El Cristo del Viernes Santo ha recuperado una estampa de 1923 en un altar con velas dedicadas a la Guardia Civil, la Policía, los sanitarios o el Ejército

Lee la noticia en Diario de Cádiz aquí

PABLO DURIO. Hubo un tiempo, siglos atrás, en el que eran habituales las procesiones y los cultos públicos protagonizados por las imágenes de mayor devoción, a las que se recurría para pedir su intercesión en la erradicación de cada problema (pandemias, enfermedades, guerras, sequías…) que acontecía alrededor. Los cofrades de hoy no son sino herencia de esas generaciones anteriores, y aunque con el culto público suspendido por mandato episcopal (además de por convencimiento propio dadas las circunstancias) siguen recurriendo a sus devociones para pedir, en este caso, el fin de la pandemia del coronavirus.

Desde hace ahora un año, se suceden los cultos internos aplicados especialmente en rogativas por la epidemia, así como misas que se dedican especialmente a los fallecidos del Covid y demás gestos que han sido convocados. Pero en esta segunda Cuaresma de pandemia, hay algunas cofradías que están celebrando cultos extraordinarios con el único fin de pedir la intercesión de sus imágenes titulares. Es decir, no se aplica esa intención especial en los cultos habituales establecidos en las reglas, sino que se celebran otros nuevos ex profeso para este fin sanitario.

Así lo han hecho, por ejemplo, las cofradías de Expiración y de Ecce-Homo. La primera, con un triduo celebrado la pasada semana; la segunda, con una novena que dio comienzo ayer lunes y que se prolongará hasta el próximo día 16. La del Ecce-Homo, después de haber celebrado el triduo anual el pasado mes de enero, en el preámbulo de la Cuaresma; la de Expiración, días antes de celebrar el triduo cuaresmal a partir de este miércoles 10 de marzo. 

En ambos casos se han dispuesto y exornado altares para la ocasión. El Crucificado del Viernes Santo ha presidido uno muy simbólico, para el que la hermandad ha recuperado una estampa que se remonta al año 1923 con el sudario cubierto por un paño de tela (de tul de ojilla, en concreto) y que ha estado iluminado con cirios que lucían motivos dedicados a la Guardia Civil, la Policía Nacional, Policía Local, sanitarios, Protección Civil y la Operación Balmis del Ejército, “que han estado y siguen estando en primera línea luchando contra el Covid”.

La hermana mayor de esta cofradía del Viernes Santo, Elisa Montero, explica que la decisión de celebrar ese triduo de rogativas la pasada semana se adoptó “analizando lo que dijo el Papa Francisco de intensificar la oración esta Cuaresma, además de seguir el consejo del director espiritual de vivir este tiempo con más oración e intensidad”. Expiración dedica cada Cuaresma un triduo dedicado a los dos titulares, “y nosotros queríamos separarlo para que fuera un triduo dedicado solo al Cristo y que hiciéramos por necesidad, que fuera algo que sale del corazón de cada uno de nosotros”. A esta motivación se une además que entre el triduo de rogativas y el de reglas, la hermandad tendrá “dos semanas de cultos, lo que da más opciones a los hermanos de asistir debido a los límites de aforo que tiene la iglesia de Santa Catalina”, comenta Montero.

En el caso de Ecce-Homo, los cultos iniciados ayer son consecuencia “de la novena que ya celebramos el año pasado a través de las redes sociales”, explica el secretario de la corporación, Jaime Calderón. “La junta de gobierno cuando se reunió para planificar la Cuaresma de este año decidió repetir la novena, pero en este caso ya de manera presencial y recuperando para ello el ejercicio de la novena de 1779 que conservamos en el archivo” y que escribiera el sacerdote gaditano Diego Castellanos. Una novena a la antigua usanza, sin misa; “solo el rezo del rosario y el ejercicio”, explica el secretario.

“Así hacemos algo extraordinario en un año en el que tampoco saldremos a la calle, y nos sirve de preparación al tradicional vía crucis con la imagen del Señor que celebramos en el interior de San Pablo el martes antes del domingo de Pasión (el próximo 16 de marzo)”, cuenta Calderón, que apuesta por este tipo de acciones “porque en estos tiempos tan complicados que corren, lo mejor que podemos hacer las cofradías es rezar, pedir y reunir todos nuestros esfuerzos alrededor del culto a los titulares”.


Compártelo en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.