Dos opciones para el futuro de la archicofradía de la Merced (La Voz de Cádiz)

Compártelo en tus redes

Nazareno de la Obediencia, imagen titular de la archicofradía de la Merced, que se quiere incorporar a la Semana Santa de Cádiz – Antonio Vázquez

Los dos candidatos, Vicente Llorens y Gabriel Parodi, inciden en que no pueden fijar un plazo para la incorporación del Nazareno de la Obediencia a la Semana Santa de Cádiz

ANA MENDOZA. La archicofradía de la Merced celebra este próximo sábado su cabildo de elecciones, una cita que quedó suspendida en enero de 2020 debido a que concurrían dos candidaturas. Sin embargo ahora, tras más de un año, y a pesar de que hubo un intento de unificación, se ha convocado de nuevo a los hermanos para un proceso en el que se presentan dos opciones: Vicente Llorens y Gabriel Parodi.

Llorens, ex capataz del palio, se presenta a este cabildo muy motivado y con el deseo de que a partir de ahora la archicofradía crezca principalmente en dos aspectos: ampliar la nómina de hermanos y desarrollar una mayor labor de caridad. Pero no son esas las únicas líneas de trabajo que plantea este equipo.

En su lista se encuentran personas de la anterior junta de gobierno. Por ello se trata de una propuesta continuista y realista con respecto a las circunstancias de la propia hermandad. «Somos personas de la parroquia, de toda la vida, que estamos unidos a la Merced y la gente nos conoce y lo que queremos es que la archicofradía tenga estabilidad y seguridad de cara al futuro».

Llorens detalla que una de las mayores preocupaciones es el número de hermanos. «Somos muy pocos. Cada año son menos porque son personas ya mayores y por ello tenemos como objetivo impulsar el grupo joven de forma que exista un relevo generacional. Queremos motivar a la juventud y tenemos a un buen equipo para hacerlo. Personas profesionales y que se implican. Queremos llegar a los colegios de la zona, a las asociaciones, organizar actividades, grupos de catequesis, juegos, clases… de forma que todo eso sirva para aumentar la nómina de hermanos, algo que es imprescindible para cualquier planteamiento de futuro».

Al margen de la captación de nuevos hermanos la candidatura de Vicente Llorens se centra en la solidaridad y necesidades del barrio de Santa María. «La falta de empleo se nota cada vez más en el barrio y de hecho vuelve a ser sombra de dogradicción. Hay muchos vecinos que lo están pasando mal. En ese sentido queremos crear una partida económica para el sustento de nuestra parroquia y por supuesto hacer parroquia. Entre las hermandades de allí existe unidad y queremos que esto se mantenga. Y en el concepto de caridad nos referimos también a atender a nuestros hermanos que así lo necesiten».

Otros objetivos de esta candidatura son la recuperación del archivo histórico y fotográfico de la hermandad, cuya titular ostenta el título de copatrona de Cádiz y la programación de los actos de cara al 75 aniversario de la bendición de la Virgen de la Merced que se celebrará el próximo 2022.

Con el mismo deseo de lograr la implicación de los hermanos se presenta la candidatura de Gabriel Parodi, quien fuera miembro del Consejo Local de Hermandades durante veinte años y muy vinculado también a la parroquia de la Merced. «Queremos incentivar la motivación de todos, hacer que se impliquen en la vida de la hermandad. Acercarnos a ellos y saber qué les interesa porque los hermanos son los únicos y verdaderos herederos de ella», explica.

A su vez, comenta que «tenemos que formarnos y sentirnos parte de la comunidad parroquial y estar inmersos en todo lo que en ella nos afecte, atendiendo en lo que podamos». Con respecto a los cultos asegura que «seguiremos igual, como hasta ahora y nos centraremos en Nuestra Señora de la Merced, cuidando al máximo la liturgia. Pondremos también nuestro empeño en el día de la salida procesional haciendo patente el carisma mercedario. Y mayo nos centraremos en exaltar la devoción de María, entre otras cosas recuperando hacer una peregrinación, además de nuestro rosario vespertino en el que invitamos a toda la feligresía». Entre sus propuestas también destaca fortalecer las vocalías de formación y juventud y crear un taller de bordado para enriquecer más la hermandad tanto la Virgen como el Cristo.

El Nazareno de la Obediencia

En ambos proyectos no se pasa por alto una de las cuestiones de las que más se ha hablado en cualquier debate sobre la reestructuración de la Semana Santa de Cádiz, en concreto de la Madrugada. Se trata de la incorporación del Nazareno de la Obediencia, imagen titular de esta archicofradía y que hace un año regresaba a la Merced tras la restauración a la que era sometida por Luis González Rey con la financiación de la Fundación Cajasol.

En ese sentido Llorens explica que «restituidos los cultos queremos emprender y estudiar lo referente a los cultos externos. Queremos decidir todos los aspectos con los hermanos en cabildo extraordinario. Pero también queremos hacerle un altar. La imagen está restaurada pero hay que ir paso a paso. Yo no puedo decir que lo voy a sacar, no puedo establecer un plazo y menos ahora con la situación que tenemos. Además serán los hermanos los que tengan que decidirlo. Tenemos además pendiente la restauración de la candelería del palio y sobre todo tenemos enfocarnos en la captación de hermanos y la caridad como nuestra principal base».

El candidato a hermano mayor de la archicofradía de la Merced incide asimismo en que «mi candidatura no ve al Nazareno de la Obediencia de Madrugada existiendo el Nazareno de Santa María unos metros más arriba. Pero si los hermanos quieren y lo deciden se hará. Eso sí que sin un tiempo fijado, porque eso requiere muchas cosas, el paso, las túnicas, formar un cortejo… Pienso que la Madrugada del Jueves Santo debe ir una cofradía ya formada y no una que se está iniciando. Creo que esa restructuración se debe hacer de otra forma».

Por su parte, el también aspirante a máximo responsable de esta archicofradía, Gabriel Parodi, asegura que «la imagen está ahí preparada para que el año que sea. El día que veamos que podemos sacarlo, lo haremos. Pero no por sacar al Cristo vamos a dejar de lado a Nuestra Señora. Será cuando creamos que es oportuno y tengamos hermanos para ello. La idea sería ir poco a poco, quizás empezaríamos un Viernes de Dolores, un Sábado de Pasión, por la feligresía, para hacer que tenga una devoción más grande… Pero no podemos liarnos la manta a la cabeza y salir. Hay que darle un poquito de fe aunque ya la tiene porque el viernes la gente va a verlo y le ponen sus flores. Pero para procesionar en Semana Santa no podemos tener un plazo».


Compártelo en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.