Martes Santo a ras de suelo (Diario de Cádiz)

Compártelo en tus redes

El misterio del Señor atado a la Columna se muestra estos días a la vista del público en la capilla del Patrocinio

Un hombre rodea el misterio de Columna, expuesto en la capilla del Patrocinio con la iglesia de San Antonio. / JULIO GONZÁLEZ
  • Lee la noticia en Diario de Cádiz aquí

Martes Santo a ras de suelo. Columna sin aditivos. Ni paso, ni capirotes, ni flores, ni cargadores, ni música… La fuerza de la imagen, de las imágenes; el momento pasionista de la flagelación de Cristo en vivo, en directo, y a la altura de los ojos. El misterio de la cofradía de Columna se expone estos días en la capilla del Patrocino, en una atractiva convocatoria que la corporación hace de manera extraordinaria en esta Cuaresma atípica. Las cuatro imágenes (el Señor, los dos sayones y el San Pedro incorporado en 2019) tal y como estarían dispuestas en el paso… pero sin paso.

La ocasión supone una oportunidad para meditar en torno a este misterio, y a través de él respecto a la Pasión en sí. Y desde el punto de vista artístico y patrimonial, es una oportunidad también para conocer con detalle las imágenes, sus movimientos, sus cualidades, su calidad.

La riqueza de la imponente talla de Jacinto Pimentel, ese misterioso imaginero cuyos restos podrían reposar en la misma iglesia de San Antonio y que también regaló a Cádiz el Cristo de la Humildad y Paciencia. La fealdad de los sayones, obras de escuela genovesa que reflejan a la perfección las características que deben imperar en los personajes secundarios de la Pasión con connotaciones negativas, para que su contemplación cause rechazo en el espectador. Y la serenidad de un San Pedro en actitud orante que aparece como testigo de la escena y que viene a representar el arrepentimiento, un sentimiento fuertemente vinculado al tiempo penitencial de Cuaresma.

El misterio podrá contemplarse hasta el domingo, en un escenario además tan distinto al habitual de la iglesia de San Antonio como es la capilla del Patrocinio (dentro, eso sí, del propio conjunto parroquial). La contemplación, además, podrá hacerse desde todos los puntos de la escena, ya que el misterio se puede rodear por el espectador. Todo ello iluminado en las esquinar por cuatro faroles de plata cedidos por la Esclavitud del Santísimo para esta ocasión extraordinaria con la que Columna se suma a esa apuesta de las hermandades de potenciar la Cuaresma y de convocar veneraciones extraordinarias de sus titulares en estas semanas previas a la Semana Santa.


Compártelo en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.