Solemne Triduo en Cádiz en honor a Nuestra Señora del Buen Fin para la protección contra el coronavirus (La Voz de Cádiz)

Compártelo en tus redes

 Lee la noticia en La Voz de Cádiz aquí

Virgen del Buen Fin
  • Se celebrará los días 5, 6 y 7 de diciembre a las 19:00 horas en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de La Merced

La Venerable, Mercedaria y Lasaliana Cofradía de Penitencia de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y Nuestra Señora del Buen Fin de Cádiz celebrará a las 19:00 horas en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de La Merced el Triduo en honor a Nuestra Señora del Buen Fin durante los días 5, 6 y 7 de diciembre. La predicación será realizada por el Rvdo. Padre Gonzalo Gómez Zaragoza Vicario de la Parroquia de San Antonio y actual de maestro ceremonia en la Catedral de Cádiz.

Durante este 2020 estamos viviendo una emergencia sanitaria, económica y social sin precedentes en nuestra historia reciente, en un contexto excepcional, en el cual, el papel de las cofradías y hermandades está siendo primordial para hacer frente a los retos económicos y sociales que se plantean. Por todo ello este año Nuestra Madre del Buen Fín, modelo de fortaleza ante la adversidad y el sufrimiento, con la esperanza puesta como mediadora para el fin de la pandemia del coronavirus.

Para los Cultos de Nuestra Señora del Buen Fin, el exorno floral estará compuesto por Antirrhinum blanco, Lisianthus rosa, Astromelias blancas, Clavel blanco y Flor de cera rosa.
Función principal

El sábado 8 de diciembre a las 11:00 horas se celebrará la solemne Función Principal predicando el reverendo Padre D. Balbino Reguera Díaz, Canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Cádiz , administrador parroquial de Nuestra Señora de la Merced y Director Espiritual de la Venerable, Mercedaria y Lasaliana Cofradía de Penitencia Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y Nuestra Señora del Buen Fin.
Oración del Papa

“Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza.

Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos, que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación de todos los pueblos, sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás, para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y ha cargado nuestros dolores para conducirnos, a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios. No desprecies nuestras súplicas que estamos en la prueba y libéranos de todo pecado, o Virgen gloriosa y bendita”.


Compártelo en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.